miércoles, 3 de septiembre de 2008

LA PRIMAVERA EN SYDNEY.

Con la llegada de la primavera, un nuevo círculo se cierra y otro se abre, lleno de desafíos, historias, aventuras, pesadillas, triunfos, dramas y nuevas fotos para mí álbum, los árboles en mi suburbio se están comenzando a vestir ante la fiesta de varias pájaros que la visitan preparando el preludio del cortejo primaveral, ante las miradas agudas de mis dos gatos que miran con ansiedad maullando por salir a cazarlos, mientras el olor a café detona imágenes con una intensidad pirotécnica que me coloca en un trance hipnótico matutino mientras espero el tren a Sydney.
Junto a mi lapton, mis marcadores de colores y mi diario he colocado el libro The Dark Night, Thomas Moore, cuyas imágenes ,símbolos e ideas poéticas sobre el sol oscuro y los ciclos, las transiciones y los viajes del alma le han dado un olor a lavanda y sándalo a este último invierno.Con el nuevo ciclo anual las transformaciones no solo están en los árboles, también en cambio de las ropas y colores oscuros a pasteles , mi escritorio se ha llenado de papeles y libros como siempre ,solo que ahora mis gatos saltan dando giros acrobáticos entre ellos en medio de los música celta y los gritos de mi vecino irlandés que celebra la victoria de su equipo ante los ingleses.
Con la llegada de este nuevo ciclo he colocado en mi biblioteca mi vieja bandera de tres colores y 7 estrellas, junto unas fotos del Ávila, y una escalada que hice hace un tiempo atrás al Pico Humboldt en Mérida, Venezuela, unas de Vancouver y otras de Melbourne, estos rituales de transformación y de recuerdos me permiten conectarme con mis anhelos, mis ansiedades pero también con mi viaje personal y colectivo, donde el encuentro con el presente,el pasado y el futuro se unen en un punto quántico.


Félix Gómez

3 de septiembre 2008
Miranda,Australia.